Casinos reales y virtuales

Dentro del universo de apuestas, la velocidad de las telecomunicaciones y el avance de internet han permitido que los casinos amplíen su oferta de servicios a varios puntos del mundo donde no se llegaba con las apuestas reales. Es por esto que se han creado empresas que se dedican a ofrecer servicios de apuestas virtuales a clientes de todo el mundo, y generan muy buenas ganancias, ya que le permiten a los jugadores operar desde su propia casa.

Cada uno de estos casinos, los virtuales o los reales, posee defensores, ya que al ser diferentes poseen ventajas y desventajas en cada modalidad. Aquí se explican algunas, para que el usuario pueda decidirse por uno u otro estilo de casino, o por qué no, ambos.

Casinos reales

Los casinos reales, en vivo y en directo, ponen toda la adrenalina de la mesa de juego bajo las narices del jugador. Con su ambiente embriagador y sus luces y música tan distintivas, el usuario puede pasar horas y llevarse unas buenas ganancias a través del uso de casinos reales.

Poseen todos los clásicos juegos de azar y de cartas, como el bacará o baccarat, la ruleta, el póker, el blackjack, las máquinas tragamonedas, el maghong y los juegos de pozo acumulado. En este sentido, ofrecen al jugador una experiencia que no se encuentra en otros ámbitos o mesas de juego.

Casinos virtuales

Internet ha permitido que los fanáticos del casino puedan tener acceso, desde la comodidad de su hogar, a los mismos juegos que pueden apreciarse en un casino real. Con plataformas muy acabadas y gráficos que pueden llegar a ser espectaculares, el usuario podrá tener una experiencia muy cercana a un casino real. Hay casinos virtuales que ofrecen croupiers en vivo para determinadas mesas, por lo que el realismo se acrecienta aún más.

Si bien la experiencia puede no ser tan real como en un casino de carne y hueso, no hace falta vestir caros trajes ni lujosos zapatos para entrar en un casino virtual, además que se pueden probar las plataformas sin invertir un solo centavo demás.